Antes de empezar, les invito a hojear el artículo de anticipación que escribimos al conocer la salida de este juego. En él, hablaba cómo un juego  eurogame se mezcla con un party. Hoy llega la reseña: ¿esperanzas cumplidas?


Caso Clínico

Estamos en un relato de Lovecraft, subiendo con nuestra expedición por una montaña terrible buscando los restos de cierta ciudad perdida. Debemos cooperar para solventar los encuentros con el problema que supone que nos iremos volviendo locos en el camino.

Antecedentes Personales

Devir lanza otro juego de la imbatible editora iello (King of Tokyo, Bunny Kingdom, Schotten Totten, SteamPark) con el único Rob Daviau (Pandemic Legacy, Risk Legacy, Betrayal in the House on the Hill, Downforce) y a los pinceles Miguel Cohimbra (Cyclades, 7 Wonders, Small World).

Fisiología

La línea que diferencia los juegos tipo party (Password Express, Time’s Up, Mysterium, When I Dream, Código Secreto) de los sociales (Cosmic Encounter, Coup) es fina. Los sociales deben tener el tema bien puesto, y aunque haya que comunicarse, lo central es manejar recursos y estrategias. Un juego party suele ser más inmediato, de adivinar palabras o dibujar elementos.

Montañas de la Locura plantea un trío curioso:

  • una portada de juego narrativo
  • unas mecánicas que lo acercan a un euro cooperativo
  • unas locuras que lo terminan llevando al extremo party de la ecuación.

En este juego deberemos ascender por la montaña encontrando situaciones a resolver con las manos de los jugadores. Giramos el reloj y tenemos 30 segundos para cumplirlo. Como ejemplo pondré uno: En este paso debemos aportar entre todos siete u ocho herramientas y cuatro pistolas. Uno comenta tener tres pistolas. Otro ofrece dos más. Yo tengo tres más. Lo hablamos y lo colocamos sobre el trineo. Fin.

A medida que avancemos, deberemos coger locuras que dificultan la comunicación: “debes terminar cada frase con una rima”, “no puedes mirar a los ojos a nadie”, “debes jugar con gestos”. Así una ingente cantidad de locuras que aseguran rejugabilidad, siendo además de diferentes dificultades a medida que avance el juego.

Este juego es tremendamente divertido. las risas se oirán por toda la sala, siempre que los jugadores vayan con ganas de desinhibirse.

La transfusión 

A dos jugadores según las reglas no se puede jugar. En la BGG encontré que la solución era tener en mano hasta 7 cartas por jugador, y se deja jugar.

La terapia de grupo 

El juego tiene como rango de jugadores de 3 a 5, funcionando bien a cualquiera de esos números.

Juicio Diagnóstico Conclusiones

Con una mecánica central (negociar recursos en común, con problemas divertidos en la comunicación) me cuesta entender por qué le intentan añadir capas de complejidad como son el uso de las fichas o las decisiones de a dónde nos dirigimos. Es un terreno entre encuentro y encuentro que no resulta muy elegante. Digamos que después de varias partidas he decidido ahorrar esa parte de la explicación a mis compañeros de mesa y yo mismo me encargo de hacerlo. No es un mantenimiento largo o laborioso. Simplemente no me pega con el tipo de juego.

Este juego no me parece un euro social, sino un party en toda regla. Me encanta que la producción sea excelsa, donde destaca una miniatura de avión prepintada. Aunque entiendo las voces críticas que dicen que la portada es seria y emocionante, y luego el juego es de risa y tensión, a mi me encanta. Ayuda al tema, y le da sentido al juego. No le quitaba nada, a pesar de subir de un precio más contenido.

El inicio del juego puede ser muy fácil, hasta que van apareciendo locuras que lo dificultan todo. Por eso, tras varias partidas, las fases iniciales de costa pueden hacerse repetitivas. Aun así, como duran 30 segundos no es un problema.

La sensación que tengo es agridulce. No me importa que impregnen un party con tanto tema y producción. Lo que realmente no entiendo por qué le añaden mecánicas y decisiones que el juego no necesita.

Reconozco que el juego me ha encantado, y lo disfruto como un enano. Se debe tener en cuenta que no se le ha de exigir mayor profundidad que el cachondeo y las risas que sufrirás por las locuras. Si hubieran alcanzado la elegancia en el resto de mecánicas, nos encontraríamos ante una mayor nota, pero en mi opinión, se queda en buen juego…

Buen Juego
Montañas de la Locura es un gran party temático con risas garantizadas

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!