Peak Oil nos sumerge en el terreno pantanoso, nunca mejor dicho, del pico del petroleo.

Nunca me gustó usar la entrada trasera para entrar en Nymeria Comics, con esa luz de cabecera y la rendija por la que asoman los ojos suspicaces de Migue, el tendero.

– Contraseña – me solicitó como si nunca nos hubiéramos visto.
– Migue, por dios, abre de una vez.
– Contraseña.
– “Terra Mystica tiene el tema bien pegado” – dije descreído.
– Pase por favor.

Dentro de aquel rincón oscuro que por las mañanas se llenaba de gente feliz jugando, me esperaban viejos amigos. Víctor Armani iba de esmoquin blanco, impoluto como siempre. Sospecho que esa mañana habría ido a la peluquería. Cuidaba mucho su elegancia.

– Hombre Cheno, llegas justo a tiempo, un minuto más y nuestro amigo me atiza.

El otro acompañante era Damián, el hombre hiperbólico. Juegaco o mierdaca eran sus expresiones preferidas.

– Doctor, – dijo Damián con voz sorda – no puedo decir que me alegre.

Empecé la incómoda conversación sin rodeos.

– El petróleo se acaba. Nos he reunidos después de tanto tiempo para ver si volvemos a unir nuestras corporaciones para buscar la mejor opción…

– …Y así que pierdas menos dinero que nadie, como siempre. – interrumpió Damián – Sin contar que no pienso hablar más mientras este sibarita vestido de pingüino no me pida disculpas.

– Estimado amigo, tu hermana fue la que quiso conocer mi colección de abstractos. No me acerqué a ella, fue ella la que se abalanzó sobre mi ludoteca. No te quejes, que fue tu obsesión con el plástico lo que nos llevó a la división de la petrolera.

– ¡El Kingdom Death Monster es el juegazo!
– ¡Y antes que ese el Doom, y antes el Conan, y el FireTeam Zero!

– Chicos – interrumpí – ni el dinero, los lujos o las minis van a seguir si no salimos del petróleo. Viendo como se comportan, esto va a ser una competición con mucha interacción.

Peak Oil, liderando grandes corporaciones petroleras


Caso Clínico

En Peak Oil, somos corporaciones petroleras y se acerca el fin de dicha materia prima. Por ello debemos invertir en nuevas tecnologías y conseguir acciones de las mismas antes que se acabe el gasóleo.

Antecedentes Personales

Autor: Tobias Gohrbandt (novel) y Heiko Günther, éste último, además, ilustrador.

Editorial: 2 Tomatoes como publicadora del juego.

 

peak oil juego de mesa

Fisiología

Tu objetivo es hacerte con acciones de nuevas tecnologías, especialmente de las que más barriles de inversión lleven. Nos encontramos ante un juego de colocación de trabajadores con dos características originales: la interacción en los lugares de acción, y la bolsa del petróleo restante.

Cada centro de acción tiene dos acciones, como invertir, comprar acciones o conseguir mas barriles o ayudantes. En caso de tener mayoría de agentes en el lugar, se ejecutarán las dos, con minoría no podrás actuar, y si empatas solo podrás realizar una sola acción, con el agravante añadido de deber sacar un barril de la bolsa, con riesgos que comentaremos posteriormente.

Es dicha limitación la que propiciará el fastidio más grande. En tu turno no solo ejecutarás una acción, sino obligatoriamente deberemos mover uno o varios agentes. Es entonces cuando miraremos no solo nuestro interés, sino buscaremos formas de fastidiar a los demás jugadores.

Puedo colocar a mi agente en una región que me interese, o empatar a otro jugador en una zona, obligándole a solo ejecutar una acción y sacar un barril de la bolsa. Esto nos lleva a esa segunda característica diferente.

peak oil juego de mes

El petróleo se acaba. Viene representado por una bolsa con un numero finito de barriles. Cuando se acaben, el fin de partida se desencadena. Sin embargo, en la bolsa hay tres tipos de barriles: los negros, que una vez extraídos van al mercado negro; y los amarillos y rojos, que penalizan al jugador dandole mala prensa y limitándolo de alguna forma, cuya diferencia es que los rojos vuelven a la bolsa y los amarillos no.

Signos bipolares

– Creo que esta vez voy a dejar al hater hablar de Peak Oil. Ya que va de interacción, será más de su gusto.

– ¡Claro! Porque me encanta fastidiar! Adoro ese momento del juego en el que muevo un agente (una acción obligatoria, recordemos) y anulo la acción de otro jugador.

– Pero en un eurogame, quitarle el turno de otro jugador es algo terrible.

Peak Oil es un juego de interacción extrema. Solo apto para los valientes. Cuidado con los jugadores que se pican y toman como objetivo fastidiar a alguien en particular. Esos jugadores nos estropearán partidas a geniales como el Pompeya o el The Island. ¡Hay que evitarlos como la peste!

– Me gusta mucho la estética de este juego. Es una pena que el tablero no de información de la utilidad de cada casilla de acción, dificultando el aprendizaje y la fluidez. Sin embargo, qué pedazo de manual. Chapó y premios a mansalva al mejor manual que he leído este año. Claro, conciso, con chistes, con tema… genial.

– Sin embargo, a Peak Oil le falta un fisco de elegancia. El paso de barriles del mercado negro a las tecnologías o a las regiones no es tan intuitivo como debiera, dificultando la explicación.

– Y aun así, el juego fluye rápido, rapidísimo. En menos de una hora tienes un eurogame cargado de interacción de la mala. Es un juego de ver las oportunidades y evitar que te fastidien.

La transfusión 

Aunque Peak Oil limite las regiones y pozos según si se juega a más o menos de tres jugadores, a dos no existe cambios. Se convierte en un juego en el que valorar si beneficiarte de los lugares libres de la influencia de tu competidor o directamente fastidiar al contrario. Baja la interacción y aumenta lo táctico, lo cual no es necesariamente malo. Cambia la perspectiva…

La terapia de grupo peak oil juego de mes

 

… porque a cinco, en lo que te vuelve a tocar, pueden haberte empatado, desempatado y puesto en minoría. La táctica se vuelve muy difícil, y la estrategia casi imposible. Sin embargo, el juego así exhibe saca su leit motiv: interacción a tope, y que gane el que pueda.

peak oil juego de mes

Juicio Diagnóstico Conclusiones

Nos encontramos con un juego de gran estilo artistico ,y su hueco bien definido en el mercado: interacción con fastidio a tope y una ajustada duración que evita que la dicha lucha no nos haga enfadar. Peca de ligera falta de elegancia y claridad de acciones sin recurrir al esplendido manual, lo que lo hace descender de la excelencia.

En la actualidad nos encontramos inundados de juegos cada vez mas amigables. Se agradece uno sincero como este, eficaz en lo que propone y con la sensación al terminar de desear echar otra… ¡batalla!

Buen Juego
Fastidio, gran estilo y duración contenida

 


Victor Armani aprovecha que Damián marcha al aseo para mandar a un sicario suyo para que le disparara a bocajarro. Él nunca se mancharía sus excelsas manos. Cuando me alarmó el disparo supe qué había ocurrido. Me levanté y maldije el día que invertimos en petróleo para hacernos nuestras propias minis.

Al salir por la puerta, despidiéndome de Migue, me encontré con Damián de frente. Ni siquiera me sorprendió. Era listo como el hambre.
– Armani ha acribillado una miniatura de mi tamaño en el baño.

Mientras explotaba Nymeria Comics a un click del dedo de Damián, le comenté q si su miniatura gigante era de las que había que montar, que no contase conmigo.

Damián reía, mirando el fuego, y gritando desaforadamente.

¡¡Qué juegazo es la vida.!!

El mejor Legacy, ¿eh Armani?

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!