Otro estreno más en estas mañanas de partidas en Generación X – Puebla, y nuevamente gracias a Betote.

Acompañados de Breator (a.k.a. “El hombre”) le dimos caña a este Tiny Epic Kingdoms.

La copia de Betote la consiguió en Kickstarter (si no recuerdo mal).

El juego tiene como objetivo conseguir puntos de victoria conquistando territorios, construyendo el castillo o con ciertas condiciones “extra” distintas para cada raza al alcanzar el máximo nivel en el track de “magia”.

¿Como hacemos esto? Comenzamos la partida con una carta de terreno frente a nosotros, con dos meeples en una de las zonas.

Por turnos los jugadores irán eligiendo una de las acciones, que podrán, en orden, realizar también los otros jugadores. Las acciones permiten mover los meeples por los territorios, mejorar tu nivel de “magia”, mejorar tu nivel de “castillo” o reclutar nuevos meeples. O puedes optar por no hacer tu acción y en su lugar “cosechar” recursos en función de los lugares que ocupas.

Como estaréis pensando, la cosa va de conseguir recursos para invertirlos en mejorar tres formas de conseguir puntos de victoria, optimizando esto.

Al igual que en “Puerto Rico”, “San Juan” o “Race for de galaxy” la optimización depende de cuando realizar acciones a las que nosotros les saquemos mucho partido pero no el resto de jugadores, o conseguir que otro jugador “te haga los deberes” y active una acción que te beneficie también a ti.

Una cosa que creo que le pone “chispa” al juego es la interacción derivada de poder “batallar” con otros jugadores, con una especie de “subasta a puño cerrado”, donde con un dado de 12 seleccionarás en secreto cuanta fuerza tiene tu ataque (que deberás pagar con recursos) pudiendo elegir “pactar” para compartir el terreno y obtener un beneficio mutuo.

Otra cosa muy interesante es la variedad de razas, cada cual con unas habilidades mágicas que se irán adquiriendo conforme se avance en ese “track” (que al fin y al cabo es lo que son “la magia” o el nivel de “castillo”: Tracks) y de terrenos.

Por último los marcadores de recursos (maiz, magia y adobe para construir muros del castillo) están especialmente diseñados para el juego, lo que junto a las ilustraciones dan un punto estético muy chulo.

En resumen, es un juego de gestión de recursos, ligero, con interacción-confrontación (también ligera), muy vistoso, para de 2 a 5 jugadores, que se juega en 30 minutos, al que le auguro bastante éxito de ventas y de tocar mesa por su accesibilidad y por sus mecánicas que posiblemente convenzan (como juego, repito, ligero) a distintos tipos de perfiles jugones.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!