Terraforming Mars ha sido uno de los juegos que ha conseguido centralizar la atención de los jugones… durante más o menos los meses de noviembre y diciembre, y en parte la mantiene tras su salida en castellano de la mano de Maldito Games.

Gran parte de esa atención viene heredada del éxito de críticas y ventas en Essen 2016. Si le añadimos el puntito de exclusividad, algunas copias a la venta a precios un pelín por encima de lo habitual y cubitos metalizados… pues ya os podéis imaginar.

¿Ante qué estamos? Pues no vamos a perder el tiempo: ante un eurogame bien resuelto con el tema pegado. Bien pegado, pero pegado al fin y al cabo.

Un ingenuo, como es mi caso, que se encuentre con ilustraciones y cartas tan chulas como estas

podría pensar que está ante un juego temático, en el que experimentar el desarrollo de la vida en un ambiente hostil, la adversidad de la ausencia de recursos o incluso la soledad o alienación que puede generar una situación tan complicada.

Nada de eso.

Esto, como en cualquier buen eurogame que se precie va de esto:


Puntos de victoria.

Conseguir puntos de victoria, de varias maneras distintas, pero básicamente gestionando tus acciones y recursos.

Construir losetas, alzanzar un determinado hito (p.e. cierta cantidad de recursos), conseguir una mayoría en un ámbito (p.e. un tipo de carta)…

o bajar cartas de las que puntúan al final de la partida.

Tracks y más tracks para anotar distintos tipos de recursos, que como podéis imaginar tienen a su vez distintas cartas que los mejoran o los hacen más productivos…

… y de verdad que no sé qué más contaros.

¿La dinámica? Ingresamos los recursos que generemos, recibimos unas cartas cada turno, pagamos por bajarlas, obtenemos los beneficios que proporcionen (mejorar los ingresos, obtener recursos directos…) y realizamos acciones como subir la temperatura o colocar algún tipo de loseta (cosas que, lógicamente, suponen PV´s).

Y vuelta a empezar.

Quizá puede ser reseñable que el final del juego se desencadena al cumplir unas condiciones de “final de partida”, también muy bien vinculados con el tema del juego: alcanzar cierta temperatura (que sube gastando recursos de energía), conseguir generar una cantidad de oxígeno y colocar una cantidad de losetas de agua sobre la superficie de marte,quizá que puede jugarse un sistema de “draft” para equilibrar el reparto de cartas que se hace cada turno, y quizá que existe una variante de juego en la que un marcador de turno hace las veces de “cuenta atrás” (quizá este último asunto es lo que me puede haber parecido más “original” y “temático”).

Es muy cierto que todo lo que pasa en Terraforming Mars tiene sentido temático… pero de ahí a decir que es “un juego temático”, o un “juego inmersivo”… yo no lo veo.

Un gran gran juego de gestión, con unas mecánicas que funcionan muy bien, muy bien pensado y desarrollado… pero también es justo decir que es difícil encontrar grandes diferencias respecto a cualquier otro grande del género y que, con toda sinceridad, mi sensación ha sido “¿otro más?”.

1 Comentario

  1. Muy buenas primeras impresiones!

    Veo que centras gran parte del texto en desmitificar el comentario de que se trata de un juego temático. Yo sí creo que sea temático. Hay un tablero central, donde todos hacemos proyectos lógicos y racionales para mejorar la habitabilidad de Marte. Temático no es narrativo, eso debe quedar claro. Aquí tenemos un euro con el tema excelentemente pegado.

    Entiendo que en la actualidad existe cierto estupor al ver que el TM está apunto de superar al 6º de la BGG, el Terra Mystica. Yo, que considero este TM un buen juego y con el tema excelentemente pegado creo que ésto último es lo que lo ha hecho ascender. Que el tema hilvane tan bien no es fácil. Es mérito de los autores, y ahora recogen los resultados.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!