Entrar aquel día a Nymeria Comics fue un acto de valentía. La mitad de las mesas estaban ocupadas por gente jugando al Magic o al Destiny. La otra mitad tenía gente jugando a parties. Por último, tres compañeros estaban con el Triumph and Tragedy… ¡ocupando el espacio de 8 personas!.

Con lo duro que es la semana laboral, llegar a tu jueves por la tarde habitual y no encontrar hueco en tu centro de ocio preferido es terrible. Rubén me agarró cuando elevé la silla con intención de tirarla sobre la muchedumbre.  

– ¡Tranquilo Doctor! Recuerde que no está todo perdido. Podemos reorganizar a toda esta gente y conseguir un hueco para nosotros. ¡Estamos preparados para ello! Ya  venimos entrenados de casa. Recuerde Patchwork, o Cottage Garden.

Gracias al clarividente Rubén, fui capaz de vislumbrarlo.


Antecedentes Personales

Uwe Rosenberg lo ha petado mucho por este mundo lúdico, desde Agrícola y sus euros puros hasta el Patchwork y el puzzle hecho juego.

SD se vuelve a embarcar tras Cottage Garden en la aventura de piezas.

Caso Clínico

Caminamos por el el bosque en la época entre el verano y el otoño en la que la temperatura sube ligeramente durante unos días, conocida como Veranillo de San Miguel en España. En Inglés mola mucho más, porque lo llaman Indian Summer.

Tenemos un lecho del bosque, y queremos rellenarlo antes que los demás. Para ello colocaremos porciones geométricas de hojaresca que, usándola en puntos específicos, nos dará bonus que nos permitirán adelantar a nuestros rivales.

Fisiología

Sencillo como el sólo. Tendremos cinco piezas que iremos colocando de una en una en orden sobre nuestro lecho del bosque. Prácticamente todas las piezas tienen un hueco. Estos huecos, si terminan sobre un tesoro que haya en el lecho, nos permitirá reclamarlo.

Hay cuatro tesoros. Dos de ellos se pueden usar sin mucho límite: Las avellanas atraerán ardillas (que ocupan un espacio, genial para cerrar esquinas), mientras que las bayas rellenarán antes nuestra fila de piezas a colocar.

Los otros dos sustituyen a la acción típica de colocar pieza: la seta nos permite robar dos piezas a nuestros co-jugadores y colocarlas, y la pluma nos da la posibilidad de colocar dos de nuestras piezas en un solo turno.

Como última regla, si colocamos agujeros de formas geométricas, podremos colocar animales encima ocupando ese espacio exactamente. Si hubiera tesoros debajo, los volveremos a reclamar en eses mismo momento.

Signos bipolares

– Sin perder la relajación concentrada que implica rellenar tu puzzle, Rosenberg ha conseguido que la tensión fluya en la partida.

– En tu partida, dirás. Aquí juega uno solo hasta que robas o te roban, de vez en cuando. 

– Creo que esa es la interacción justa que requiere un juego cuya mecánica es colocar tu puzzle. Tu estás haciendo tus lógicas y cábalas, y la única manera de que te la fastidien es quitándote una pieza. Es genial, y pocas veces te enfadará demasiado. Pieza quitada, pieza puesta.

Ojo, esta partida se jugó con las reglas reguleras… Así que los animales no deberían cuadrar.

– La variabilidad es meridiana. Es verdad que hay 12 tableros diferentes, pero al fin y al cabo, el juego es lo mismo. Hacer lo mejor que puedas con lo que tengas.

– Te doy la razón en que la variabilidad a largo plazo es posible que se resienta, pero es un juego cargado de decisiones: ¿coloco esta pieza aquí para conseguir una avellana, o la coloco de esta manera menos beneficiosa a corto plazo pero que me dará la posibilidad de poner un animal y que me duplique los tesoros?.

– De todas formas, estos no son juegos, son puzzles.

– ¡Al cuarto de aislamiento hater!

La transfusión 

A dos jugadores cambian dos cosas: al ser una carrera, con un ojillo podrás ver quién va ganando; por otro lado, la interacción de la SetaQueElDiabloMandó se convierte en un arma de consecuencias dantescas. Funciona muy bien.

La terapia de grupo Este juego escala excepcionalmente hasta 4 jugadores. Es rápido, y en menos de 60 minutos habrás tenido una gran experiencia.

 

Juicio Diagnóstico Conclusiones

Creo que Uwe ha conseguido algo grande. Tras la decepción que suponía el familiar Cottage Garden para los que esperábamos un duro Patchwork a cuatro, este Indian Summer se aleja de esa falta de tensión de forma eficaz.

Se acabó colocar piezas de forma Zen. Esto es una carrera, y te puedo robar piezas. Con estos dos detalles, un juego que en la primera mitad de tu primera partida parece muy relajante, de repente y sin aviso se convierte en una agresiva batalla de velocidad y astucia.

Ojo, esta partida se jugó con las reglas reguleras… Así que los animales no deberían cuadrar.

Aunque de inicio parezca multisolitario exclusivo, en cuanto consigas la SetaDeLaIraDelDiablo, buscarás a qué jugador podrás fastidiar más, y te pondrán ojos de marsupio degollado. Es un multisolitario que cuando tiene interacción, arrolla.

No puedo sino recomendar el juego. Creo que los que buscaban una experiencia competitiva a los juego de puzzles ya pueden haber encontrado en este Indian Summer su Gran Juego.

Gran Juego
El juego de piezas que se convierte en una carrera genial

Al final, nos lo pasamos tan bien recolocando a la gente, que para cuando ya habíamos generado un sitio libre donde jugar, ya no nos hacía falta.

Que no, que es broma. ¡Que Rubén y yo siempre tenemos ganas de juegoooooooos!!

 

Dramatización

 

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!