Labyrinth “The Awakening, 2010 – ?” pretende ser más una “segunda parte” de Labyrinth que una expansión, lo cual es difícil de explicar. Podríamos decir que las expansiones, por lo general, suele aportar un aumento de las opciones de juego, variabilidad de recursos o unidades o nuevos escenarios. Pero en algunos casos implican unos cambios lo suficientemente importantes como para que en la práctica parezcan un juego nuevo.

Es difícil de explicar, pero es como si esta propuesta se quedara un poco entre ambos conceptos. Todo el grueso de las reglas se mantiene, pero las incorporaciones hacen que el modo de jugar se vea modificado, en mi opinión, mucho, y el contexto supone un cambio clarísimo.

Pero ¿cuáles son los cambios en esta “expansión/versión”.

Para empezar, las cartas.


Sustituimos por completo el mazo antiguo por uno nuevo, en los que, como os podréis imaginar, están representados muchos de los principales eventos posteriores a 2010, por ejemplo “Snowden”, “Boko Haram” o “Bin Laden”. Se mantienen algunas cartas que podríamos denominar como “comunes” a ambos periodos del conflicto, pero incluso aquellas tienen alguna modificación.

En estas nuevas cartas pueden aparecer algunos nuevos símbolos, relacionados con mecánicas que explicaremos posteriormente, pero lo más destacable es la fuerte presencia de eventos y consecuencias íntimamente relacionados con la llamada “Primavera árabe”, el auténtico trasfondo de esta expansión.

Una de las principales mecánicas relacionadas con esta “primavera árabe” es la de los marcadores de “Awakening/levantamiento” y “Reaction”, que vienen a representar los movimientos civiles en contra o a favor del jihadismo.

Estos marcadores se colocan exclusivamente mediante eventosafectan a las tiradas de “Jihad” y “Guerra de ideas” (bonifican o penalizan), y sobre todo posibilitan los movimientos de gobierno de forma automática al final de cada turno, en la nueva fase llamada “polarización”, en aquellos países en los que se “acumulan”.

En la práctica mi sensación es que se tiende muchísimo al inicio de la partida a usar las cartas como evento para colocar estos marcadores, y se reduce la sensación de “tiradados” que sí que podemos encontrar en algunos escenarios en el juego original. Un cambio que seguro que muchos agradecen.
Otro cambio, muy relacionado, es de las nuevas Guerras Civiles.

Distintos eventos de cartas desencadenan la guerra civil, haciendo que los contadores que hemos visto antes pasen a ser “células” jihadistas o “milicia”, una nueva unidad (el prisma octogonal azul) de apoyo al bando USA, que funciona de forma similar a las tropas, con algunas particularidades.

Las guerras civiles tienen efectos muy potentes: para empezar, cuando se desencadenan, derrocan al gobierno Good o Islamist Rule. Brutal. Y sobre todo, el “desgaste”, otra nueva fase tras la “polarización” en las que las tropas/milicia y las células se eliminan entre sí, y en caso de que no haya “representación” de uno de los bandos afectará al alineamiento o estabilidad del gobierno.

Estas dos mecánicas, la polarización y el desgaste, hacen que los cambios de gobierno puedan realizarse de este modo, pudiendo incluso pasar a Islamist Rule o Good, lo que en la práctica, al menos en las partidas que llevo jugadas, supone una reducción de las operaciones de Guerra de Ideas y Jihad y un aumento del uso de los eventos.

Otra novedad es la posibilidad del Jihadista de crear un Califato, con su capital, si recluta tres células con una acción el paises en guerra civil, doctrina islámica o cambio de régimen. El Califato aporta un punto de Recursos y posibilita o impide determinadas acciones en los países pertenecientes.

Y quizá otro de los cambios destacables es la incorporación, con unas losetas, de algunos países (Nigeria, Mali) y la modificación de otros, permitiendo que por ejemplo Irán pase a ser país musulmán o que se puedan conseguir WMD en Siria o la citada Irán.


Hay algunos otros cambios menores, como el no poder repetir Plot en la misma ronda, la colocación de marcadores de awakening/reaction cuando un país pasa a IR/GOOD o la posibilidad de reclutar hasta 5 nuevas células en campos de entrenamiento, además de alguna variante alternativa opcional.

Pero, si hay algo que destacaría por encima incluso de las mecánicas, es la variedad de escenarios. No son muchos, nueve exactamente, pero diría que aportan una gran versatilidad.

Algunos pueden ser jugados de la forma tradicional. En otros el mazo tiene un cierto “orden” (dentro de lo aleatorio) para seguir una cierta lógica cronológica, donde primero aparecerán los eventos de los movimientos populares y después los relacionados con guerras civiles y caídas de gobiernos. En otro caso se nos propone un “modo campaña” para comenzar con el mazo del juego básico y continuar con el de esta expansión, o la locura de mezclar ambos mazos para una experiencia mucho más desordenada. A esto debemos añadir escenarios especialmente recomendados para jugadores novatos, y uno, que es el que más me ha llamado la atención, que se juega a únicamente dos turnos, y en el que la única condición de victoria es conseguir pasar Siria a IR o GOOD al final de esos dos turno. Una variante de este escenario propone continuar, en caso de empate, hasta que al final de uno de los turnos se dé esa circunstancia.

SENSACIONES:

Para mí es un cambio de juego. Una disminución de las tiradas de dados, que a mí no me disgustan, y un cambio hacia una forma de juego más estratégica y a largo plazo. Aire fresco en cuanto a los eventos. Quizá una menor presencia de la guerra de ideas en Europa. Y una centralización del conflicto en los “países calientes”, con una reducción de los atentados fuera de oriente medio.

La parte negativa es que hay que empollarse unas cuantas reglas más con el consiguiente esfuerzo de aprendizaje, que diría que va más allá de la primera y de la segunda partida para poder disfrutarlo.
La positiva, que vuelve a darte un chute de “inmersión temática” si ya habías “quemado” en parte el “guión” de este juegazo.

Quizá una de las preguntas clave es: ¿una vez te acostumbras a jugar con esta expansión…dejas de jugar al básico? Una pregunta para la que aún no tengo respuesta

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!