Escaseaba la madera, la piedra, el carbón, todo a nuestro alrededor era poco para tantos; simplemente, éramos demasiados en nuestra antigua tierra natal, así que sólo nos quedaba emprender el viaje a la colonización de la nueva tierra llena de recursos para todos.

Keyflower, un juego de 2 a 6 de los autores Sebastian Bleasdale y Richard Breese. El juego utiliza mecánicas de colocación de trabajadores y de subasta, aunque con ciertas particularidades, puesto que con los mismos meeples con los que se podrán realizar las distintas acciones, serán los que también se utilizarán para pujar. Otra particularidad es que ningún jugador tendrá un color específico, sino que los meeples de colores rojo, amarillo y azul serán utilizados por todos los jugadores indistintamente según les convenga y si los poseen.

COMO SE JUEGA

Al inicio de la partida cada jugador empezará a construir su poblado a partir de una loseta inicial siendo la casa de cada uno de ellos. Este será el primer edificio en el asentamiento de cada jugador a partir del cual hará prosperar una rica y floreciente población con diversidad de edificios en los que desarrollar diferentes oficios. Así mismo, cada jugador tomará de una bolsa opaca sus primeros colonos con los que
desembarca en la nueva tierra. Estos pueden ser de distintos colores (rojo, amarillo y azul), lo que representa la diversidad de personas que colonizan el nuevo territorio y que van llegando.

Dándole tema a la partida, esta se desarrolla a lo largo de 4 rondas que corresponderán a cada una de las estaciones (primavera, verano, otoño, invierno), al final de las cuales quien haya desarrollado más su economía será quien se lleve la victoria.

En cada ronda-estación, entrarán en juego una cantidad determinadas de losetas hexagonales dependiendo del número de jugadores, correspondiendo a la estación que sea (primavera, verano, otoño, invierno). Esas losetas serán las que en cada ronda se subastarán y estarán en juego a su vez.

Los jugadores por orden de turno ejecutarán una acción de entre tres posibles:

Poner uno o varios trabajadores según convenga para activar una loseta y realizar su acción, pujar por las losetas en subasta o pasar.

– Como en todo buen juego de colocación de trabajadores, se podrán utilizar los trabajadores para activar las losetas y ejecutar las acciones. La cuestión es que, aunque se puedan activar varias veces las losetas enviando trabajadores en distintos turnos, tienen un límite de trabajadores que se pueden enviar a las mismas.

Pero como aquí estamos hablando de pueblos, colonización y desarrollo, no podía ser de otra forma, y al igual que podremos usar nuestras losetas, podremos activar las losetas que han entrado en juego y están siendo subastadas y las que en rondas anteriores hayan ganado otros jugadores y estén en su asentamiento, representando el comercio entre los jugadores.

Esto no podrá ser bloqueado de ninguna forma, claro está, salvo que la loseta ya esté llena de trabajadores.

– Se podrá pujar por las losetas de la estación en curso que han entrado en juego para todos los jugadores, así como las de orden de turno que permitirá escoger recursos y al jugador inicial. Pero para pujar en este caso se utilizarán los mismos trabajadores que se utilizan para activar las losetas. Debiendo ser del mismo color todos los que se utilicen cada vez.

Siempre que los jugadores pujen o activen las losetas deberán utilizar un solo color de trabajadores o si ya había trabajadores en esa loseta, utilizar ese mismo color.

– Otra de las posibilidades que tienen los jugadores es pasar sin realizar ninguna acción. Siempre podrán volver a reengancharse a la ronda mientras no hayan pasado el resto de jugadores consecutivamente, lo que abre la puerta a posibilidades estratégicas.

Una vez que se han realizado las tres primeras estaciones del año, llegará el invierno. En esta cuarta ronda de juego, las losetas que entrarán en juego serán las que los jugadores decidan. Al inicio de la partida se reparen aleatoria y secretamente varias losetas a los jugadores que serán las que introduzcan en el juego, pero seleccionando las que decidan en la ronda de invierno. Se trata de losetas de puntuación directa que al tenerlas desde el inicio de la partida los jugadores podrán preparar su estrategia a largo plazo.

Finalizada esta cuarta ronda el juego terminará, o llamándolo como debe ser, el año terminará y se comprobará quien ha desarrollado mejor su economía (quien tiene más puntos de victoria), y será quien se proclame vencedor. En caso de empate, no quedará otra que jugar otra partida ��.

COMPONENTES, ASPECTO GRÁFICO Y PRECIO

La calidad de los componentes, aun no siendo de la mejor calidad, cumple sobradamente con su cometido. Losetas con un cartón de buen grosor, cantidad de meeples en madera con colores bien definidos, losetas y tokens de recursos en madera, todo en cantidad. Un pero que se le podría poner es el de esas pantallas para ocultar a nuestros trabajadores, que están hechas de una cartulina que puede llegar a
cumplir su cometido hasta cierto punto, puesto que ni es lo suficientemente grande ni oculta la información a los jugadores vecinos en ocasiones; sin embargo, el diseño que han tomado, como si de una casa cortada por la mitad se tratase, hace que queden muy vistosas y atrayentes en su acabado.

En cuanto a su diseño gráfico decir, que las hijas de Richard Breese y Jo Breese junto con Gemma Tegelaers realizaron un trabajo característico de esta serie de juegos llamada Key. Sin destacar, no hay problemas con la iconografía que utilizan haciendo que una vez que se conocen los iconos resulte fácil entender todas las losetas de un vistazo.

La cantidad de componentes que trae junto a la gran rejugabilidad que tiene el juego básico hace que su precio medio de 45 euros sea una ganga para los precios actuales de cualquier juego. Además de que debido a que son partidas rápidas, es relativamente sencillo que vea mesa.

CONCLUSIONES Y SENSACIONES

Las posibilidades de rejugabilidad son infinitas gracias a la cantidad de losetas que trae en juego base, teniendo en cuenta que dependiendo del número de jugadores se sacarán al azar una cantidad diferente de losetas de cada estación y siempre quedarán losetas que no entren al juego, generando partidas diferentes.

Debido a que las vías para conseguir mejorar la economía de los asentamientos, o lo que es lo mismo, ganar puntos de victoria, son muy variadas, se pueden tomar grancantidad de estrategias cada una igual de válida.

Cierto es que las primeras partidas pueden ser algo confusas por la variedad de estrategias que se pueden tomar y también debido a que todas las losetas son diferentes, por lo que puede resultar complicado establecerse una estrategia y ver donde están los puntos de victoria. Aun así, gracias a la sensación de desarrollo, de haber hecho algo durante la partida, las sensaciones que dejan las partidas son agradables.

Lejos de ser el juego perfecto, tiene todo lo que un típico juego de colocación de trabajadores tiene o debería tener, y a su vez le añade ese componente de estrategia y de interacción entre los jugadores que muchas veces falta o se encuentra añadido de forma muy superficial. En este caso, la interacción es uno de sus puntos fuertes, así que, si no te gusta que se entrometan en tu estrategia, podría este no ser tu juego, pero aun así da la suficiente libertad a los jugadores para desarrollar una estrategia con garantía, siempre y cuando no se vaya uno por los cerros de Úbeda.

Lo único que queda es no perder el barco que zarpa rumbo a nuevas tierras, súbete a uno y, ¡a colonizar nuevos territorios!

Fotos extraídas de la BGG.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!