Hoy nos acercamos en El Barómetro a Link, un título diseñado por Carlos Martinez y editado por Tetrakis.

En link, nos enfrentamos a un juego abstracto de mecánicas sencillas, de 1 a 6 jugadores se enfrentarán a un tablero modular en el que deberán construir el camino de chips continuos más grande.

Estéticamente el juego entra por los ojos, la caja simula una NES con todos sus detalles, cuando la abres no pierde, un inserto con ilustraciones en forma de placa y unos chips de resina que ya casi te obligan a tener el juego, es que esto en la estantería colocado es maravilloso, pero centrémonos.

Como se juega a esto,

Por turno, los jugadores irán colocando sus fichas de chip por el tablero modular, intentando crear la línea continua más grande. Al final de la partida, el jugador que haya creado la línea continua más grande, sin utilizar diagonales y sin pasar dos veces por el mismo sitio será el ganador.

Dicho así, suena excesivamente sencillo y por esto queremos hacer un pequeño inciso aquí, si solo jugáramos con el juego base de este título, el juego caería en un juego demasiado simple y con poco interés, es por esto que creemos que el modo de juego básico o tutorial no le hace un buen favor al juego.

Pero, el juego no es solo esto, en el modo de juego avanzado, hay una serie de tokens que proporcionan habilidades a los jugadores, estos tokens se recogen cuando coloquemos un chip tocando dichos tokens, lo robaremos y lo tendremos en nuestro suministro pudiéndolo usar en sucesivas rondas.

Aquí está la chicha del juego, Link es un juego de una duración contenida y con muy poco espacio al error. El juego te obliga a tener siempre presente un plan b, no sea que algún compañero simpático te fastidie tu camino (que será lo habitual).

Link es un juego rápido, las partidas no deben durar más de 20 minutos, esto hace que posiblemente las partidas se jueguen de 2 en 2. Sencillo, rápido y muy accesible, no apto para hacer amigos, no sea que en vez de hacer pierdas.

Un abstracto con una estética resultona, que gana en las distancias cortas, sin pretensiones de complejidad y que va de cara. Esto va de tocarse la moral.

Después de estas primeras impresiones, le pasaremos el testigo al Dr. Cheno, a ver como acaba el paciente después de un análisis exhaustivo.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!