Se acerca la hora, preparas la mesa, despliegas el tablero, repasas la preparación en el manual para no olvidarte nada… Todo está listo para otra tarde de juego con los amigos.

Entre 1942 y 1945 salieron una serie de siete documentales propagandísticos en EE.UU.  con el título de “Why we fight” (Por qué luchamos) con la intención de explicar a los soldados estadounidenses por qué se metían en una guerra europea que en principio ni les iba ni les venía.

Muchas veces, cuando estoy construyendo granjas en el agrícola, matando horrores cósmicos en el Eldritch Horror o disimulando que soy un Cylon en Galáctica me hago la misma pregunta ¿Por qué jugamos? ¿Jugamos para ganar? ¿Para tener la mejor granja? ¿Para pertenecer a una clase privilegiada de “jugones de culo duro”?

————–

La respuesta es mucho más sencilla; jugamos para divertirnos. Sea cual sea nuestra motivación, ganar, entretenernos, pasar el rato con los colegas… El fin último de nuestro hobby es la diversión, pasar una buena tarde rodeado de buena gente tirando unos dados, gestionando unas cartas o moviendo unos cubitos.

En ocasiones nos perdemos en absurdos debates sobre si X juego es mejor o peor, si tú no eres jugón porque no has probado el Agrícola, si tal juego es una mierda y tú no tienes criterio… Señores, recordemos porque estamos aquí todos, recordemos por qué jugamos. Jugamos para divertirnos, jugamos para pasar un buen rato con amigos, jugamos por jugar.

La respuesta es mucho más sencilla; jugamos para divertirnos 

No malgastemos el tiempo en debates absurdos, en disputas estériles y  en discusiones tóxicas, aquí hemos venido a jugar. Yo me voy yendo ya, que tengo el juego desplegado y tengo que pegarle un repaso a las reglas antes de que vengan los colegas en tropel.

Salud y feliz domingo

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!